"El crecimiento de la población favorece el desarrollo económico, frente a una planificación centralizada"

Escrito por jpabloh 06-02-2018 en Economia. Comentarios (0)

Julian Lincoln Simon:

https://www.google.com.co/search?rlz=1C1NHXL_esCO780CO780&biw=1584&bih=775&tbm=isch&sa=1&ei=H_F5Ws2xDPLA5gKh1bbACQ&q=julian+simon&oq=julian+simon&gs_l=psy-ab.3...7593.11516.0.12004.14.10.0.0.0.0.0.0..0.0....0...1c.1.64.psy-ab..14.0.0....0.2MefiHvZzoY#imgrc=PEzhJHaA8aVbTM:

Biografía:

LINCOLN SIMON, JULIAN (1932-1998

Economista estadounidense, nació el 12 de febrero de 1932 y falleció el 8 de febrero de 1998 en Chevy Chase, Maryland.

Obtuvo la licenciatura en Psicología Experimental, licenciatura en Economía un master en Economía Empresarial, y recibió el grado honorífico de doctor Honoris Fue profesor de Administración de Empresas.

Su área de investigación, dentro de su formación económica, fueron los problemas centrados alrededor del tema de la demografía y su incidencia en el contexto económico. Simón sostenía que una mayor población es la solución para la escasez de recursos y para los problemas ambientales mediante el uso de la tecnología. Simón defendía que las condiciones de vida de la humanidad estaban mejorando y que el medio ambiente no se está degradando.

Fue autor de varios libros, entre ellos: El último recurso

"El crecimiento de la población favorece el desarrollo económico, frente a una planificación centralizada"

Julián Simón, Catedrático "El crecimiento de la población no obstaculiza el desarrollo económico, tal y como defiende la teoría malthusiana, sino que aumenta los estándares de vida a largo plazo. Los problemas no surgen tanto por el exceso de población como por la falta de libertad política y económica.

Para el profesor Simón, el rápido aumento de la población ha estado unido desde el siglo XVIII.

Así, frente a los que justifican el control de natalidad como paso necesario para lograr el progreso, Simón apuesta por una mejora de las instituciones sociales "y, más específicamente, por el establecimiento de bases económicas de libertad y seguridad de la propiedad".

Todo economista experto en agricultura sabe que la población del mundo está cada vez mejor alimentada desde la II Guerra Mundial.

Economistas de la población entre los que se incluye Simón, han concluido que no existe una relación estadística negativa entre el crecimiento económico y el aumento de población.

Según este experto en demografía, el beneficio más importante que se deriva del aumento de la población es "el incremento del conocimiento útil.

Los seres humanos se convierten entonces en "el último recurso", ya que logran gracias a su imaginación y espíritu resolver gran parte de sus problemas y necesidades".

Simón está convencido de que cuanta más gente entre en nuestra población occidental a través del nacimiento o de la inmigración, mayor será el progreso material y cultural de nuestra civilización,”

España aumentará su población

"Las predicciones sobre el futuro de la humanidad realizadas por los organismos oficiales a menudo cometen importantes errores. Nadie puede saber con seguridad lo que va a ocurrir a largo plazo, aunque por intuición se puede prever un eventual crecimiento de la población, asi se ha repetido siempre a lo largo de la historia cuando la mortalidad ha sido lo suficientemente baja para que ocurriera"

En cuanto a los movimientos migratorios desde los países pobres a los países ricos, el economista afirma que benefician a todos los países "porque el inmigrante es una persona joven, fuerte, con talento y energía, que siempre apoya a quienes deja detrás".

Existe un proceso por el que los recursos naturales pierden paulatinamente su valor. Esto tiene un efecto negativo en los países en vías de desarrollo, donde las principales oportunidades económicas de sus mercados se basan en su riqueza natural.

Julián L. Simón era lo que se llama un tecno optimista cornucopiano. Este profesor de economía de la Universidad de Maryland describía en 1981, en “The Ultimate Resource“, un mundo donde la riqueza, la población y la tecnología permitían un progresivo crecimiento, se había quedado a gusto con frases del estilo “por increíble que pueda parecer […] los recursos no son finitos.

En el cambio climático, Simón entendería que la humanidad hallaría la forma de evitar el cambio de clima o de adaptarse a él, con lo cual todos -al final- saldrían ganando.

No hay ninguna ley de la naturaleza por la que los precios de los productos básicos (ajustados a la inflación o a lo que sea) bajen inexorablemente. La sobre población y el entorno globalizado han generado una enorme demanda de recursos energéticos y materias primas en general que de momento se soportan por las mejoras tecnológicas asociadas a la producción de alimentos.

Bibliografia:

https://davidruyet.wordpress.com/2012/12/29/la-curiosa-apuesta-de-ehrlich-y-simon-que-nunca-se-repitio/

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=lincoln-simon-julian

http://www.unav.es/noticias/simon.html